lunes, 22 de abril de 2013

Costumbres escritas

En la ciudad donde me toca vivir, entre todas las malas costumbres que tiene la gente, creo que una de las más "rompe bolas" es la adicción por llenar de graffitis todo sin respeto alguno por la propiedad ajena.

Si bien hay lugares que tienen unos murales ya aptos para que ciertos artistas dejen plasmada su genialidad con enormes e increíbles dibujos, lo cierto es que la mayor parte de las paredes que vemos a diario escritas son con mensajes pelotudos que cualquiera puede hacer. Van desde declaraciones de amor a pedidos desesperados de que los perdonen, nombres de bandas de dudosa procedencia y nombres propios hasta los que más abundan: los mensajes pro/contra determinado equipo de fútbol.


No se salvan ni las puertas de los medidores de gas. Aunque debo decir que prefiero ver eso que las paredes hechas pelota.


Una pobre casa que tiene totalmente escrachado el muro de su esquina.


Uno se rompe el lomo, gastando dinero y tiempo para hacer una hermosa fachada de ladrillos a la vista, para que venga un retardado fanático del fútbol que la verdad debería pintarse "Vélez" en el escroto, si tanto le gusta.

La mayoría de las fotos que saqué tiene escritos de este equipo determinado ya que vivo a unas 20 cuadras de la cancha de Vélez, pero no creo que uno safe de ser escrachado sólo por no vivir cerca de ningún estadio: es lo mismo. Puede ser que la cercanía agrande un poco más el problema, pero esto se ve en cualquier lado.


Las persianas de los negocios están casi todas arruinadas. Sin exagerar. Si me encuentro con alguna que no está escrita tengo sospechas de que esa persona realiza macumbas diarias para evitar que le pinten todo.



Mensajes encriptados que sólo los seres que los han escrito pueden entenderlos.


Sí, paaaaabre. Seguí participando, si esperas que con ese mensajito lograrás algo.


Los bordecitos tampoco se salvan.


Ah, ¿querías cerámica en la fachadita? Tomá para vos.


¿Qué necesidad...?


Un poquito más sofisticado, pero no deja de ser un arruinaje.


En fin...



A este encima le pegan cartelitos en la pared, se ve ahí que está bien hecho pelota.


Yo no sé bien si es que la gente tiene tanta necesidad de expresarse que no puede hacerlo en lugares que no jodan a nadie, o si realmente les importa tan poco el otro que no les calienta ir por la vida arruinando lo que a muchos les cuesta meses de laburo y esfuerzo. ¿Tendrán idea de lo que cuesta un tacho de pintura hoy en día? ¿O lo que le costó a esa persona comprarse una casa, tener un espacio propio y decorarlo para que venga un tarado y se lo escrache todo? ¿O simplemente no les importa nada?

Cabe aclarar que estas fotos las hice en un radio de 15 cuadras del departamento donde vivo. No tuve que caminar mucho, ni tuve que buscar: todo está escrito. No hay parte de la ciudad donde uno mire y no encuentre alguna cosa de estas.

1 comentario:

Nefer Munguia dijo...

Si da mucho coraje que gastas para pintar, adornar tu fachada acá bien linda y en un rato llegan y te pintan cualquier tontera ¬¬

en mi casa casi no se da eso porque está en medio y tiene reja en lugar de portón, pero si tuviera espacio te apuesto que estaría toda llena de letreros

Saludos!