martes, 24 de junio de 2014

Recetario veggie!

Como habré contado en alguna ocasión, hace casi tres años que soy vegetariana. A diferencia de cuando quise serlo de joven, esta vez sí le presto atención al tema de la nutrición, y como soy un tanto culo inquieto, busco recetas interesantes para no caer en el bodrio de comer siempre lo mismo.

Habrá algún vegetariano que lea, o alguien que come carne pero gusta de cocinar platos sin ese ingrediente de vez en cuando, por lo que se me ocurre que cada vez que pueda voy a compartir una receta de las que preparo en casa. Y arranco de esta manera.

Milanesas de berenjena rellenas

¿No te aburre comer la típica milanesa de berenjena sin nada? Sí, ya sé, es rica... pero te puedo asegurar que esta es una delicia y vas a quedar como un duque. Lleva tal vez un tiempito de preparación, y vas a ensuciar un poco la cocina; pero panza llena: corazón contento.

Ingredientes:
Berenjenas, lo más gorditas y grandes que consigan (con 3 hice 10 milanesas)
Morrón rojo (1)
Ajo (3 dientes)
Queso de máquina (con 150 gr me alcanzó para las 10 milanesas y me sobró un poco para compartir una feta con Gala y todo)
Pan rallado C/N
Huevo (1)
Perejil C/N
Harina C/N

Preparación:
Cortar las berenjenas en rodajas finas (no muy finas, tampoco nos pasemos). Ponerlas en sal y tenerlas aparte un ratito. ¿Una pequeña recomendación? Te convendría ya tenerlas separadas de a pares, para cuando tengas que armarlas, porque los tamaños siempre salen distintos y después a la hora de juntarlas te vas a volver un tanto loco.
Aparte, saltear morrón en juliana con ajo bien picadito y reservar. Yo después de cortarlas así también las corto al medio, para que no sean tajaditas muy largas y sea cómodo colocarlas dentro de las milanesas.
Secar las rodajas de berenjena con servilletas de papel. Tomar de a pares y comenzar a armarlas: se coloca una feta de queso de máquina sobre una (cuidando que no sobresalga mucho por los bordes, así que seguramente tendrás que cortarlas), poner por encima un poquito de morrón y ajo, y cerrar con la segunda rodaja de berenjena. Pasar bien por harina, luego por huevo batido (yo al huevo le pongo un poco de agua, perejil y sal, para que tenga rico sabor), y luego por pan rallado.
Acá puede pasar algo. Es muy posible que veas como que tu milanesa no se une, y que queda como abierta. Lo que hago cuando veo que pasa eso es volver a pasar, con paciencia, los bordes por huevo, y de nuevo por pan. Si acomodás bien con los dedos va a quedar cerradito, y si no queda 100% cerrado no te preocupes que igual después no se te va a desarmar.
Cuando tengas todas las milanesas armadas, te conviene dejarlas descansar un poquito al fresco. Sobre la mesada nomás si está fresco el día, y si no un ratito de heladera.
Se cocinan en horno medio hasta que se doran de cada lado, ¡y a comer!
Es una manera innovadora de preparar la clásica milanesa de berenjena, y te aseguro que queda exquisito. Respecto al relleno, una vez probé hacerla con cebolla, pero nada supera el morroncito con ajo. ¡Obvio que siempre pueden inventar!



¡Provechito!

2 comentarios:

Ana Astri-OReilly dijo...

Qué rico!

Alicia Seminara dijo...

Soy carnívora pero me re gustan las milanesas de berenjenas! Acabo de cenar pero se me hizo agua a la boca leer tu receta!! :D