lunes, 1 de julio de 2013

Iguazú ~ Junio 2013


¡Hola a todos! Aquí de nuevo les traigo mis aventuras viajeras, esta vez un viajecito express de tres días por el litoral argentino, para conocer por fin las Cataratas del Iguazú.

La verdad es que estábamos un poco preocupados con la Zoqueta por todo esto que estaban dando los noticieros del lío que hubo en Iguazú por las terribles lluvias y la subida del río, que hicieron que el caudal de las cataratas aumente copiosamente y parecía que era tierra de nadie, pero como siempre: ¡nada que ver! Lo único que tuvimos que posponer un poco fue la "Garganta del Diablo", famoso salto que parece que es increíble, pero quedará para una próxima vez. Lo demás: hicimos todo lo planificado. ¡Buenísimo!



Una de las primeras cosas que siempre pruebo en los hoteles son las camas, si no son mulliditas duermo para la merda. Por suerte estas estaban muy bien, ¡dormí como un cerdo!





Acá mi primer contacto con las cataratas. Tenía un poco de miedo de resbalarme y que la corriente me lleve al carajo, pero por suerte no pasó nada. ¡Qué sería de la Zoqueta si a mi me pasara algo! Sus historias de viajes serían aburridísimas.


Luego de una buena caminata viene una buena comilona. En materia de precios no eran tan asesinos con la comida, o la yerba y los dulces. Pero andá a comprar una artesanía bien copada sin empeñar un órgano, dale, te quiero ver. ¡Y ni te cuento si se te ocurría comprar del lado brasilero!



Me cago en la Zoqueta hija de puta vegetariana, ¡ensalada tenía que comer!


Acá otra foto de ese hermoso lugar. Los pelitos me quedaron todos húmedos, por suerte no me quedó olor a pata encima. 

Además de visitar las dos cataratas fuimos al "Parque de las Aves", un lugar muy lindo que está lleno de bicharracos, más que nada de loros y sus derivados (?). No me animé a salir de la mochila porque los hijos de puta esos andaban medio sueltos, y ya tengo malas experiencias con el loro en la casa de la mamá de la Zoqueta: ¡Me picoteó la nariz una vez! Ante la duda, me quedé escondido. Los pájaros y yo no nos llevamos bien.
Tampoco me animé a salir cuando la loca de mierda esta hizo tirolesa a 20 metros de altura entre los árboles de la selva, tiene un pedo en la cabeza, miren si me caía y me partía el upite. ¡Con el upite tan lindo y tiernecito que tengo!


Pero en materia de alcohol no podía no aparecer, así que la última noche decidí explorar yo también el "Icebar Iguazú" y mamarme un poquito. Es un bar hecho todo de hielo (hasta los vasos), que está a 10º bajo cero. Todos tenían frío, ¡qué manga de maricones! Yo me la banco porque soy de la Patagonia: soy un capo.


Acá tomándome un rico Bailey's


La verdad fueron 3 días geniales, conociendo un lugar nuevo y disfrutando un poco de naturaleza. ¡Sólo que mi pelito y yo con la humedad no nos llevamos nada bien! Suerte que en el hotel tenían secador de pelo y después de bañarme cada noche ya no parecía un esperpento.
¡Saludos y hasta la próxima vacación-aventura!

1 comentario:

Bella dijo...

Ajajajaa qué grande Vendetta!!!