miércoles, 10 de abril de 2013

La vida de un freelance

No es fácil ser trabajador autónomo, mejor conocido como freelance.

Según wikipedia, la palabra deriva de un término medieval inglés usado para un mercenario (free-independiente / lance - lanza), es decir, un caballero que no servía a ningún señor en concreto y cuyos servicios podían ser alquilados por cualquiera.

Hoy en día, si bien al menos no es mi caso de ir por ahí matando a nadie a cambio de dinero (creo que si fuera ese el caso jamás me quejaría), sí es cierto que presto mis servicios de gestora de habilitaciones de locales comerciales y de dibujo de planos de autocad, entre otras cosas, a aquel que así lo requiera. No respondo a un horario de oficina normal, ni a un jefe en particular.

El tema de que no sea fácil lo digo por dos cosas:

Por un lado, generalmente no hay siempre un sueldo fijo. Hay meses en que uno trabaja más y meses en que se trabaja menos, y el cobro de fin de mes viene de la mano con eso. Para mi por ejemplo los feriados son un incordio, porque la municipalidad y todas sus dependencias se toman todos los feriados habidos y por haber y muchas de las cosas que hago dependen de ellos. Ni hablar los servidores, si se caen durante un fin de semana largo, me tengo que olvidar de trabajar hasta el siguiente día hábil. Sumando a todo esto lo complicado de mantener clientes fijos, cuando hay tanto ratón dando vueltas, se puede decir que tampoco es cuestión de soplar y hacer botellas.

Y por otro lado, otra cosa que hace molesta la vida del freelance es la gente.

¿Qué tiene que ver la gente? Muchas personas creen que por tomarse el colectivo, fumarse la hora pico y llegar a una oficina lejos de su casa ya han madurado y se las saben todas acerca de lo que es un trabajo. Esa gente puede o no llegar a una oficina donde no tiene un pedo que hacer más que jugar al farmville en el facebook o leer boludeces en internet, y así y todo cobra el mismo sueldo todos los meses. Pero de todas formas se creen en posición de rebajar el trabajo del que no cumple horarios. Ya fueron varios los que me tildaron de "no trabajadora" sólo porque no me levanto a las seis de la mañana, no tengo que ir a cumplir un horario fijo a ningún lado y puedo trabajar (el 70% del total de lo que hago, porque también hay que visitar a los clientes) en cualquier lado mientras tenga una computadora con conexión a internet e impresora.

Me resulta cansador tener que explicar lo que hago y escuchar una respuesta absurda como si me rascara la pepa las 24 horas y me cayera dinero del cielo. A ver, si no trabajo, no cobro. Es simple. Y no, no quiero NO tener dinero. A veces me hacen sentir un poco idiota porque termino pensando si en el fondo será realmente considerado un trabajo "normal" lo que hago, pero la realidad es que es lo que me tocó, lo que elegí, y lo que me paga todo lo que quiero y necesito hacer. Y muchos de esos que bardean, a las 5 de la tarde ya se están volviendo a sus casas, y para mi cortar a esa hora no existe. Hay días maratónicos en que me toca seguir trabajando hasta las 2, 3 de la mañana incluso, y no me quejo.

Así que a ustedes, envidiosos, que están enojados con la vida porque se tienen que levantar de sus camas calentitas a una hora inhumana para ir a una oficina en la loma del quinoto, a hacer algo que no les gusta (o a perder el tiempo al pedo), y se ofenden porque hay otros que tenemos otras chances, bueno, con mi mejor francés les pido encarecidamente que se vayan a cagar. Cada uno tiene lo que le tocó, y si no están conformes, hay formas y formas de cambiar su presente, siempre estarán a tiempo. Pero metiéndole el dedo en el orto ojo a otro sólo porque hace algo diferente que, en el fondo, ustedes querrían tener, no los va a hacer llegar a ningún lado. Es de forro de mierda maldito y rompe pelotas. He dicho.

4 comentarios:

Ana O dijo...

Hay mucho celo, frustracion y envidia mimetizados en actitudes de superioridad. Bien dicho, que se vayan a lavar el c..o con papel picado, como dice mi se#or padre.

Nefer Munguia dijo...

A los envidiosos nada les gusta, y nunca están conformes, porque casi siempre están haciendo cosas que realmente no quieren hacer

Saludos!

Bella dijo...

Te super entiendo. Pero ellos no van a cambiar ni a callarse ni nosotras vamos a dejar de odiarlos.


Mejor juntémonos a merendar café con torta.♥

Fernanada dijo...

Coincido.
Le pasa a mi novio con la familia, porque siempre le andan pidiendo que vaya a tal lado a comprarles algo, que haga tal trámite, que les lleve el auto al mecánico etc; porque ellos no pueden porque trabajan (?). Que sea monotributista no quiere decir que esté al dope. Más al dope están ellos, todos empleados públicos.