viernes, 8 de marzo de 2013

De pirotecnia y pelotudos

Si hay algo que mucho no comprendo es la necesidad de festejar todo tirando la casa por la ventana. Entiendo que algunos logros personales son para mostrarlos al mundo, sobre todo cuando requirieron un esfuerzo increíble para obtenerlos, pero hay cosas que escapan de mi entendimiento. Un ejemplo de esto son los desastres que veo que dejan en la plaza de acá de mi barrio pibes que terminan el secundario. Dejan un reguero de mugre, yerba, aceite, cosas raras, que después nadie lo limpia (ellos deberían tener la delicadeza de hacerlo) y uno ve a las palomitas y otras aves picoteando algo que posiblemente les vaya a hacer mucho daño, creyendo que es comida.

Recién estaba con mi perra y otra mujer que paseaba a la suya charlando, cuando vemos llegar a la plaza un grupo de pendejos con bandera de "egresados 2013". Lo primero que pensé es que estaban festejando por adelantado algo que todavía no les llega, y ya me quejaba porque estaban con bombos rompiendo los quinotos. Sí, yo lo admito, soy una vieja de mierda en vida y no me banco a nadie, no voy a mentir. Me molestan los barderitos en cualquier tamaño, y en esta ocasión tuve, más tarde, motivo para enojarme aun más. No eran solamente bombos y cosas para hacer mugre (nieve en aerosol, y demases estupideces) sino que tenían bombas de estruendo. Con la primera que tiraron, de lejos, hicieron que saltara la alarma de una casa que estaba al lado nuestro. Y con la segunda, ya más cerca, mi perra se pegó tal cagazo que se me soltó de la correa y empezó a mirar alrededor, desesperada, como pispeando hacia donde correr muerta de miedo. Y ahí me calenté y les dije que se dejaran de romper las pelotas con esas bombas de mierda. Obvio, no me hicieron caso, mientras escribo esto ahora con el pulso temblando de la bronca que me agarré, sigo escuchando más bombas de estruendo.

¿Qué es esa estúpida y retrasada necesidad de festejar las cosas de esta manera? ¿Es necesario llamar tanto la atención? Todavía no terminaste el secundario, apenas empezás el año lectivo y ya estás haciendo un quilombo bárbaro como si fuera un mega logro, cuando en realidad es lo mínimo indispensable que se te pide educativamente para poder desempeñarte en algún trabajo decente. Pero siempre lo mismo. Siempre hay una excusa pelotuda para desplegar ruidos y cohetes y pelotudeces. Cuando no es Navidad o Año Nuevo, es algún partido de fútbol, o un recital, o estas gansadas. No piensan en todo lo que están afectando. No solo por molestar a la gente, pero los animales que se escapan, que se asustan, las aves, etc. ¡Nada les importa!

¿Querés festejar algo? Festejá lo que quieras, pero hacelo de modo que no jodas a nadie ni a ningún bicho. ¿Te importa un bledo? Bueno, a mi me parecés un reverendo pelotudo.

3 comentarios:

Ana O dijo...

Es que son estupidos y retrasados, se defecan en los demas, se creen que tiene derecho a hacer lo que quieran, total nadie los reta, no hay consecuencias. Eso viene de ariba y hay que cambriarlo. Por supuesto que hay consecuencias, a las que hay que atenerse!

Bella dijo...

Todos los años propongo enemas de cuetes para estos anencefálicos. Me ayudás?

Zoqueta dijo...

Porsupuestamente!