domingo, 17 de febrero de 2013

Literario

Dos amigas me dijeron que habían empezado a leer un libro, y las dos se fanatizaron (una más que la otra), y me empezó a picar el bicho de la curiosidad. Por un lado, porque una de esas amigas es de leer libros que yo también disfruto mucho, y tenemos bastante en común en ese sentido. Y la otra, es de las que leen poco, y cuando agarra un libro y le encanta es para tener en cuenta.

Lo veía en las librerías pero por alguna razón no me llamaba la atención. Tenía una leve idea de qué era, pero no había profundizado, y la verdad es que tengo TANTO para leer ya comprado esperando en los estantes de mi casa que no quise averiguar más sobre esta trilogía de novelas, pero en fin. Volviendo de las vacaciones me di cuenta que iba a estar en el aeropuerto haciendo tiempo (entre micro, espera y vuelo, eran unas 10 horas) sin ningún libro, porque ya me había terminado Túneles, y en la librería local encontré el primer tomo de este y me decidí a darle una oportunidad. ¿Qué tenía que perder? Nada.

Cincuenta sombras de Grey nos trae la historia de Christian Grey, un joven empresario millonario que tiene, además de varios problemas psicológicos, unos gustos sexuales bastante peculiares, siendo adepto al masoquismo/sadismo, entre otras cosas. Por otro lado está Anastasia Steele, una joven e inexperta estudiante recién graduada de la carrera de Literatura. Ambos se encontrarán por las vueltas de la vida, una amiga de Anastasia le tenía que hacer una entrevista a Christian para el periódico de la universidad y justo ese día amanece enferma, y le pide a Ana que vaya en su lugar y lo entreviste por ella. Ahí se encontrarán y empezará toda la historieta.

En la mayoría de los sitios de internet donde estuve hurgando un poco sobre este libro vi que la tienen etiquetada como una "novela erótica". No les voy a mentir, tiene muchas escenas bastante explícitas que van a hacer que si estás leyendo el libro en el colectivo y no estás en un asiento individual, termines levantando el libro de tal manera que nadie pueda leer lo que vos estás leyendo, por la naturaleza de sus descripciones. Y si bien el tipo es adepto a las cosas raras, las que se ven al menos en este primer tomo no son tan raras como lo que uno se esperaría (en un momento hay una especie de lista donde se ven las cosas que él querría obtener de ella, y algunas son un tanto perturbadoras). Quiero decir, no son tan raras porque no es nada que nadie haya leído/visto en algún lado (sea internet o película), no que sea normal de ver en la vida diaria. ¡Al menos no es mi caso! Pero personalmente no sé si rotularía esta novela como sólo erótica. Sí, hay sexo, es explícito, pero no es tan detallado como yo me imagino que lo sería alguna otra novela que sí fuera 100% erótica. Nunca leí algo como esto pero me da la sensación de que una novela que apunte solamente a eso tendría escenas sexuales mucho más largas, que ocupen varias páginas, y el nivel de detalle sería mucho más elevado. Como leer a Tolkien describiendo la comarca, ESE nivel de detalle, pero aplicado al erotismo. Y no es tan así lo que se lee acá. 

Para mi esta novela es sobre un hombre perturbado, que tiene un pasado (que aun no podemos entender del todo) que lo lleva a ser una persona desconfiada, que no le gusta que lo quieran ni sabe querer a una mujer, y que solamente conoce esta forma de sadismo para mantener una relación. De pronto este hombre frío, extraño, psicológicamente complicado se encuentra con esta chica, Anastasia, una joven nueva en el mundo de las relaciones, dulce, inocente, que jamás ha estado con nadie pero que se enamora perdidamente de él y quiere tener algo especial. Los dos se ayudan, de alguna u otra manera, y supongo que en el resto de las novelas iremos notando un cambio importante en los dos. Y luego está el condimento sexual en las páginas. Pero no creo que ese condimento sea el que define la historia.

La verdad es que me lo terminé leyendo casi todo en esas 10 horas que tenía muertas (aunque me faltó un poco que lo terminé al llegar a mi casa). Me atrapó tanto la historia de este pobre tipo (y digo "pobre tipo" porque por momentos da pena que sea tan cerrado, y en otros momentos simplemente lo querés cagar a trompadas) que no podía parar de leer. Ahora ya empecé el segundo, porque necesito saber cómo sigue ¿Aprenderá a querer? ¿Dejará de ser tan desconfiado? ¿Dejará que Anastasia tome el mando alguna vez? ¿Logrará mantener una relación normal? ¿Tendré que seguir tapándome para leer en el colectivo? Ya me enteraré.

Yo, fanática declarada de la literatura fantástica, admito que este libro me gustó. SÍ, LO ADMITO.

2 comentarios:

Nefer Munguia dijo...

Ya van muchos lugares donde hablan de este libro, y me esta empezando a dar curiosidad también

e___e

A ver si un día se me hace leerlo, saludos!

Melisa Fuentes dijo...

Pucha, lo voy a tener que leer para sacarme la curiosidad también!