sábado, 15 de diciembre de 2012

Literario

Un día paseando por una de mis librerías preferidas, descubrí esta joyita medio escondida y me la traje a casa. Había visto la película, hace ya muchos años, y la verdad que la historia me había encantado, así que decidí darle una oportunidad al libro.


Lo que me encontré fue una historia bastante distinta a la película de 1991, que protagonizó Ethan Hawke. Ahí, lo central de la historia era un muchacho que rescata a un lobo maltratado y le enseña lo que es el verdadero amor y la amistad. Resulta ser una obra de cine muy preciosa, y lo que siempre me viene a la memoria de la película es la banda sonora. La música de la misma es, sencillamente, increíble.
Ahora bien, en la novela la historia es distinta.
En ella, lo que más me gusta es que la mayor parte del libro está relatado desde el punto de vista del lobo. Empieza en como fue concebido, por su madre que era mitad perro y mitad lobo, y un lobo salvaje. Como resulta ser el único superviviente de una camada de lobitos que fueron a nacer justo en un período de hambruna, y como su vida lo lleva de un sufrimiento a otro.
Primero "adoptado" por unos indios que lo hacen trabajar para ellos, que no lo tratan para nada con afecto, sino que para ellos Colmillo Blanco (que así lo bautizan ellos) no es más que una herramienta de trabajo. Luego, por cosas de la vida, pasa a las manos de un enfermo mental amante de las peleas entre perros y que se aprovecha de la clara ventaja que tiene este lobo sobre los otros animales. Y cuando ya ese estado de salvajismo y de odio parece que le impregnan una personalidad huraña, solitaria y arisca; llega a su vida un hombre decidido a mostrarle amor y a amansarlo con cariño y paciencia. Y así, finalmente, el lobo conoce lo que es una caricia, lo que es una palabra suave, lo que es amar incondicionalmente a una persona.
Resulta emocionante ir leyendo como el lobo va aprendiendo sobre el mundo de los hombres, como entiende las cosas que lo rodean, como reacciona frente a las distintas actitudes de los demás. Y como él mismo no entiende de dónde le nace esa necesidad de afecto y de demostrar su amor cuando su nuevo "amo" lo trata con tanto cariño, cosas que nunca en años había sentido.
Realmente es un libro muy hermoso, y si uno es amante de los animales (y en mi caso, sobre todo de los perros), va a ser una joya que destaca en cualquier biblioteca.

Dejo una de las frases que más me gustaron (relatada desde la perspectiva de colmillo blanco, cuando empieza a entender las leyes de los humanos):

"(...) Pero los demás animales, como las ardillas, las codornices, los conejos silvestres y las liebres, formaban parte de la vida salvaje, no habían prestado obediencia al hombre, y eran legítima presa para cualquier otro perro. Lo que los hombres protegían eran los otros, los domésticos, que nadie podía matar más que ellos. Se reservaban celosamente el derecho de vida y muerte sobre sus vasallos"

La verdad, una de las mejores compras que hice en mucho tiempo.

Dejo una de las melodías más hermosas que escuche en mi vida: uno de los temas de la película. Y claro, si está Hans Zimmer involucrado, claramente tenía que ser algo mágico.

 

3 comentarios:

Mat0 dijo...

NO LEÍ NADA DE LO QUE PUSISTE, VENGO A DECIRTE QUE ENTRES A MI BLOG Y ME ADORES. FIRMA: EL MAT0 DE LA GENTE =)

berrutti.tumblr.com

Ahora sí, leo. Felicitaciones por tu nuevo blos'.

sergio feldmann dijo...

podes creer que nunca vi Colmillo blanco?, la voy a bajar y la voy a ver. Me hiciste entrar la curiosidad.
Me encanta la version 2.0!

Zoqueta dijo...

No? Es re linda la película!! Y la música de verdad es una cosa de locos, se te pone la piel de gallina.

Y gracias! :)