sábado, 7 de marzo de 2015

Animé

Hay un animé que siempre me topé, por alguna razón, pero nunca me decidía a verlo. Está entre los que son de "niñas mágicas", tipo Sailor Moon; y habiendo visto esa serie cuando era joven siento que con el género tuve suficiente. No me malinterpreten: me gustó muchísimo Sailor Moon (en su momento, ahora estoy viendo la nueva y como que a veces me embola que no pase nada), pero el temita de las nenas que se transforman en nenas mágicas con poderes, vestidas con trajes de marinerito... bueno, no es mi favorito. Cabe resaltar eso.
Hete aquí que al final, como eran 12 episodios, le di una chance. ¡Qué demonios! No tenía nada que perder.

Lo primero que voy a decir acerca de Mahou Shoujo Madoka Magica es WOW. Acabo de terminar de verla y todavía no termino de procesar la genialidad que disfruté en tan poquitos capítulos.
La historia se centra en la vida de dos amigas adolescentes, llamadas Madoka y Sayaka, que un buen día se topan con una extraña criatura (parecida a un gato blanco) que se llama Kyubey. El micho este les dice que les puede conceder el deseo que se les antoje, cualquier cosa, a cambio de que se conviertan en niñas mágicas que luchan contra brujas. Mucha más información que esa no les da, pero como en otro momento logran ver lo que convertirse en niña mágica le provoca a otra chica que conocen (y a la cual le toman cariño rápidamente); no se terminan de convencer de que todo sea tan fácil como Kyubey se los pinta. Y lo bien que hacen.
La historia tiene más complicaciones, porque no es soplar y hacer botellas: ser una niña mágica trae consecuencias que no son siempre positivas. Es más, sacaría el "siempre", pero quisiera escribir esto sin spoilear nada. Y la realidad es que uno se sienta a ver la serie pensando que se trata de pibitas que, de pronto, pintan una magia loca y salvan al mundo. Algo tan simple como eso, tan normal en muchos animés del estilo, es lo que uno cree que está pasando. No sospechás más en un principio. Pero nada más lejos de lo que es. Es decir, sí, hay que salvar al mundo, hay magia, hay trajecitos locos (por suerte no son de marinerita, jeje), hay lágrimas, hay amistad. PERO QUÉ AMISTAD SEÑORES.
Me sorprendió el poder que tiene la historia, las vueltas, lo mucho que se tuerce lo que uno cree que está sucediendo y ese final épico, maravilloso, que me dejó con la cara llena de lágrimas.
Es una serie para tener muy en cuenta y no dejarla pasar. Y encima hay tres películas, las primeras dos resumen la historia y la última la continúa; y leí por ahí que son buenísimas.


Ay Madoka, perdón por ignorarte, no sabía lo que me perdía.

Y el ending es una cosa de locos, no deja de sonarme en la cabeza.

1 comentario:

Nefer Munguia dijo...

Yo la vbi hace como dos o tres años, es muy buena. Sailor moon nunca la vi pero esta serie me gustó, me traumé poquito cuando se murió la muchacha de cabello amarillo (es que ya no me acuerdo de los nombres) y el final... ahhh el final!!

Ya pues, que bien que lo viste y te gusto

Saludos!!