lunes, 6 de mayo de 2013

Mentime que me gusta

En mis escasos años he sido testigo de incontables cantidades de mentiras de todas las formas, tamaños y colores. Mentiras chiquitas, con patas cortas, de esas que no se pueden disimular, mentiras groseras que lastiman, mentiras que joden; en fin, de todo.

Pero hay una mentira que muchos la deben haber escuchado MÁS de una vez, y que yo presencié hoy en el colectivo mientras unas chicas se despedían que fue: "Hay que verse más seguido".

Ay, qué chamuyo flaco. De la línea de "que no se corte", o "que esto no sea una despedida", o "tenemos que reunirnos una vez al mes por lo menos" y otras tantas que los seres humanos nos vemos en la obligación de decir, como si pronunciar esas palabras faltas de honestidad nos fuera a inmortalizar en grandes personajes irreemplazables en la vida de la otra persona.

Qué verso terrible. Y te imaginás el final, obvio, nunca se ven o siempre alguien se cuelga y terminan reencontrándose al año (con suerte) donde cometen el desliz de volver a repetir esa frase, por si la anterior no se entendió bien.

Sería mucho más lógico y sincero decir "Bueno, nos vemos cuando pinte y cuando se nos cante". Pero claro, esa frase no vende.

2 comentarios:

Nefer Munguia dijo...

jajajaja cierto, hay que decir cosas bonitas aunque sepamos que no son ciertas, quien quite y la casualidad tenga la capacidad de hacerlas realidad xD

Saludos!

Mat0 dijo...

Tenemos que charlar más!!!
Ah re, jaja. No, pero es re cierto che! Yo soy culpable de eso la verdad, pero trato que no. Por lo menos si le digo a alguien "tendriamos que hacer algo", me dura un tiempo en que pienso en esa persona y capaz hacemos algo realmente. Con otras personas me pasa completamente distinto. Si no veo interés por parte de la otra persona, directamente los saco de mi vida. Para tener "amigos" así dando vueltas, prefiero no tenerlos. Igual soy re sincero, les digo si por ej me los cruzo o me mandan un mensaje "mirá, la verdad borre tu numero porque no nos escribiamos nunca". Si después de semejante frialdad no me mandó a la mierda, todo bien, jajaja.